Exilio interrumpido

Miraba el suelo. Veía cómo brillaban sus lágrimas antes de caer. No sabía si estaba migrando o si había sido exiliado. Simplemente no lo querían, no tenía por qué quedarse. Descubrió una figura roja que lo llamaba con una mano. La emoción de encontrar a alguien pudo más que la prudencia, así que descendió y aterrizó junto a la misteriosa figura. Los susurros de los renos le hicieron retroceder y arrepentirse, pero el enorme sujeto le tendió la mano, señaló el camino, tocó su nariz. Y esa fue la primera caricia de Rodolfo.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s