La curiosidad manchó al reno

Cierto día del año llegaba un anciano, escogía nueve renos y se marchaba. Año tras año. Harto de esperar el regreso de sus hermanos, Rodolfo decidió seguir al anciano. Lo que vio, lo lleva desde entonces consigo, brillando en su nariz, la sangre sin rastro de renos.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s