Naturaleza reencontrada

Todos los hijos de Rodolfo se presentaron para guiar al trineo, pero no todos pudieron ser aceptados. Tuvieron que probar suerte en otra parte. Uno hizo de semáforo, otro hizo de luces en un teatro, otro trabajó en un bar, otro fue guía. El resto se dedicó a ser reno.

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s