Pesadilla navideña

A medio camino y con viento en contra, Rodolfo quiere abandonar el trineo, abandonar la manada, buscar otra y encontrar un nuevo uso a su nariz. Cuando despierta, el viejo Noel y todos los renos exclaman: ¡feliz navidad! Esta vez Rodolfo sí se despierta, asustado, y pregunta a su madre por Noel. ¿Noe… quién?, dice su madre, conteniendo la risa. La alegría de su madre logra calmar al cervatillo, quien vuelve a dormirse sin sospechar nada de su brillante nariz.

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s