Reflexión/resolución al final de una brillante carrera

Y una noche, la nariz de Rodolfo deja de brillar. El trineo se estaciona mientras Santa busca una solución. Ahora Rodolfo es como cualquier reno, ya no es imprescindible. Se pasea alrededor del grupo, que arroja ideas para poner luz en su camino. Rodolfo estornuda. Primero una vez, luego otra, y otra, y otra más. Terminaron reemplazándolo con una linterna. Todos lo acompañaron a su casa, lo cobijaron, y prometieron llevarlo el próximo año. Pero Rodolfo ya no quiso volver. Ahora busca una nueva vida para su nariz sin brillo.

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s