Dichos comentados

Una vez vi una convocatoria para escritores que debían comentar sobre dichos de la ciudad; de inmediato me desanimé, pues no me jacto de conocer mucho a la gente de esta ciudad. Ni a la ciudad. Una amiga quería participar, pero nunca nos pusimos de acuerdo sobre los dichos. Y con lo desmemoriado que soy, no sé si pasó una semana, o un mes, y me contactaron los de la convocatoria; había sido recomendado por un compañero de la U. Ellos me entregaban los dichos, y yo solo debía escribir al respecto. Entregué mi comentario del primer dicho, les gustó, y me dieron otros tres pero solo hice dos más; no conocía el último dicho. Fue una colaboración. Sé que ese libro debe andar en alguna librería, y será bastante grato encontrarlo, señalar mi nombre y tomarme una foto. No sé si escogieron todos mis comentarios, o solo uno, así que comparto los tres.

Más salado que calzoncillo de pescador

Si bien la mala suerte significa una contrariedad para el afectado, los demás siempre encontrarán el humor en la desgracia ajena. Esta actitud, que en apariencia podría resultar cruel, insensible, busca justamente lo contrario, pues, el comentario jocoso devuelve la sonrisa a quien, apenas hace un momento, se lamentaba. Quizás por esto, en lugar de usar términos relacionados con la desgracia y el infortunio, se usa la expresión ‘salado’ para señalar la falta de suerte. Más salado que calzoncillo de pescador expresa compadecimiento, no por cualquier persona salada, sino por alguien más salado que la prenda más íntima de un pescador.

No sea malito

El uso del diminutivo es una de las diversas características del habla quiteño. Según el tono de voz, puede significar afecto o burla. Además, tiene el poder de disminuir la agresividad de un insulto, e inclusive, transformarlo en algo cariñoso, como tontito. El diminutivo no se usa con cualquier persona, es una muestra de confianza, de aprecio. Por supuesto, hay personas demasiado amistosas, o demasiado confianzudas, y lo usan en casi todas las circunstancias de su vida. Pero el diminutivo también puede ser un recurso, una forma de convencer a un extraño para que nos conceda su favor. No sea malito es una forma de decir: por favor, sea bueno.

Orinar fuera del pilche

Que un hombre no apunte bien en el baño se puede deber a dos cosas: inspiración o falta de concentración. (Asumiendo que se encuentra saludable y el servicio higiénico es el adecuado). Inesperadamente le ha llegado la solución a sus problemas, ante lo cual la puntería es un tema irrelevante. Sin embargo, que no pueda concentrarse ni si quiera para apuntar durante unos segundos (o minutos en algunos casos), señala una gran falta de atención. Por esto, orinar fuera del pilche se usa cuando alguien actúa de manera contraria a la esperada, no por un arrebato de originalidad, sino por pura y simple distracción.

Y a continuación unas fotos de la ciudad:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s