Microcuentos Tuiteros 71

Era un hombre de tradiciones: su tatarabuelo, su abuelo, y su padre también habían sido caníbales.

Lo miró con indecisión, con cierto asco, pero al final comió su primer humano crudo.

Y mientras más humanos atrapaba, más se incrementaba su apetito.

Voyage Anatolia.blogspot.com en Flickr

Estuvo indeciso al principio, luego siguió tallando. Era la primera vez que usaba huesos humanos; no sería la última.

La primera vez fue por lujo. Las siguientes 57 veces fue placer, y ya no pudo dejar el canibalismo.

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s