Reto 300

el

Hubo el llamado ¡y respondí!

Hace mucho que he dejado de escribir, ya sea para el blog, en mi cuaderno de cuentos (voy por el quinto) y en mis diarios. Intenciones, ha habido muchas, pero al final he decidido alejarme y hacer otra cosa.

He estado saltando entre libros, entre series de TV….pero quizás lo que más me ha impedido entregarme a la Literatura como antes sea la Música. Empezó como una obligación, luego se hizo hobbies, y finalmente tras 5 años la considero como una alternativa profesional.

Quizás ya no escribo tanto porque ahora la música también me arranca emociones. Y no lo digo por las letras, no; de hecho, justamente por haber escrito y leído tanto -y porque sé que hay mucho por leer- las letras pasan a un último plano, donde no estorben mi interpretación. Pues si me pongo a analizarlas terminaría corrigiéndolas… o burlándome de ellas. Y no se puede perder el tiempo en analizar las letras cuando se tiene que pensar en afinación, postura, proyección de la voz, respiración, intención e interpretación. Eso sí, cuando una letra me gusta, no negaré que disfruto muchísimo más. O también hay ocasiones en que la letra no tiene mucha importancia, pues el ritmo saca el bailarín que todos llevamos dentro.

Las ganas de escribir nunca han desaparecido. Ya sea para contar alegrías, tristezas u odios, siempre me he imaginado retomando mis cuadernos, mis diarios y sentándome  a escribir. Y no lo he hecho. Hace un par de días finalmente me senté a escribir y salieron algunos microcuentos, con temas desde el amor hasta el suicidio.

Luego eché un vistazo a los blogs de mis nuevas seguidoras y zás, encontré uno de microcuentos muy buenos; ello iba de un proyecto personal y colectivo: escribir 300 cuentos en este 2014. Me cayó de perlas así que a partir de este semana, cada fin de semana postearé 10 microcuentos. 10 cada semana porque si lo hiciera de uno en uno primero me descuidaría un día, luego otro, y otro… 10 en un día es algo que sí puedo hacer; 1ro porque mis microcuentos no son muy largos, y 2do porque una vez que tomas vuelo, es más fácil no parar. (Y 3ro porque una semana serán 10, otra 5, otra nada, y probablemente vuelva a hacer un especial de microcuentos navideños para alcanzar la meta) 🙂

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Marina dice:

    Tienes razón, una vez coges el vuelo es más fácil no parar, yo estoy muy contenta. ¡Qué bien que te hayas animado!

    1. Sekas dice:

      Muchas gracias, espero no perder el ritmo porque sino tendré que escribir muchos, ¡muchos microcuentos navideños!

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s