En busca de la paciencia perdida

Han entrado varios años en este día, sin arrugas, sin ojeras. Su aroma ya no me trae recuerdos, solo resulta más dulce o ácido que otros. De un momento a otro soltaré su mano y no tendré respuestas para todas sus preguntas. Ella siente el temblor de mi mano como una caricia y sonríe. Yo no. Y empiezan las preguntas que terminarán en despedida.

Lindes en Flickr

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s