6-10

Delirio

Abrió y cerró los ojos varias veces pero el tren no desapareció. Estaba atrapada y con destino desconocido. O simplemente atrapada en su cama, bajo la cobija, presa de la fiebre.

Esclavitud

Y tras la firma de autógrafos, el falso escritor regresaba casa, y descendía al sótano donde aguardaba el verdadero escritor, encadenado y con los dedos suficientes para escribir.

Superviviente

Y una vez más, el dragón supo imponerse con sus garras, su rugido y su furia. Su fin estaba cerca, hasta que los demás descubrieran que se había quedado sin fuego.

En paz

Nada como un humano para el desayuno, exclamó el gigante, pero ya no había nadie para saciar su apetito, ni nadie que lo atendiera. Y se quedó ahí, viejo, sentado hasta volverse de piedra.

Nacimiento

El pequeño tenía los ojos del padre, el rostro de la madre, y los genes de varias generaciones de superhéroes, pero no había salido a ninguno de ellos. No tenía poderes, y sus latidos se debilitaban a cada segundo.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Marina dice:

    ¡Vaya! Me gustaron mucho, especialmente “Esclavitud”. Me quedé sin palabras, me gustaría leer una novela con ese argumento. Menuda angustia. Pienso que cada día tendría menos ganas de soñar y dejaría de poder escribir.

    1. Sekas dice:

      La idea del escritor torturado es algo que ha surgido últimamente, creo que también está en otro microcuento. Creo que podría aumentar, encontrar el origen de esa angustia en una historia más larga. ¡Lo intentaré!

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s