Conociendo a Chenoa

Antes era un poco grosero y burlón cuando me recomendaban libros/películas/grupos musicales. Simplemente me reía y negaba con la cabeza. Y eso era lo más saludable que podía hacer, pues hubo una breve temporada en que sí me tomaba el tiempo para explicar por qué no deberían recomendarme cosas.

Ahora no. Hoy en día simplemente digo lo intentaré, y dependiendo de la persona, tomo nota de su sugerencia, o la olvido apenas me da la espalda. Antes sabía reírme apenas alguien mencionaba a Coelho, ahora, he aprendido a ser más respetuoso y me limito a decir, no sin ocultar una sonrisa: Yo leo otras cosas.

En la música, por esto de leer y escribir bastante, soy muy exigente con las letras. Muy exigente, a menos que la voz y la interpretación sean realmente fabulosas. Lo suficientemente extraordinarias como para no prestar atención a las palabras. Pero siempre estoy dispuesto a atreverme a conocer más, aunque sea para dejar un libro incompleto, una canción a medias, un filme sin terminar. Y ahora sí, concentrándome en Chenoa, les contaré las circunstancias en las que la escuché.

En resumen: en una reunión casi familiar me hice con 4 gigas de música casi desconocida para mí. Por supuesto, tenía reguetón, la bachata que tanto odio cuando estoy sobrio, la cumbia que no me gusta, junto a los éxitos de 2012, las baladas forever, del recuerdo… En fin, era una mezcla musical contundente, y yo vi eso como mi oportunidad de adquirir y conocer ese mundo musical que rodea mi contexto.

De a poco, bueno, no de a poco, tuve varios inconvenientes de formato de archivo; a lo largo de estos meses he escuchado esas canciones, he borrado poco a poco las que simplemente no quiero volver a escuchar voluntariamente. Una vez oí una hermosa voz que mediaba entre lo grave y lo agudo, pero no le presté demasiada atención… ¡creí que era un artista que ya tenía en mi biblioteca musical! Pero no la volví a oír, y eso me hizo pensar que seguramente pertenecía a ese grupo de canciones desconocidas, y para encontrarla debía oír archivo por archivo.

Por supuesto que no hice eso, mas cuando volví a tener la fortuna de escucharla, inmediatamente revisé el nombre de la artista. Chenoa. Aún contuve mi entusiasmo, pues hay varios cantantes que suenan de lo lindo en un disco, y en vivo son todo un terror. Entonces la busqué en Youtube, vi sus vídeos en vivo, y ahí sí ya no contuve mi entusiasmo. ¡Tengo otra cantante favorita de voz grave junto a Ella Fitzgerald, Imelda May, Fiona Apple y Amy Winehouse!

Sé que hay cantantes mujeres con voces más graves, pero esas ya me intimidan un poco.

pd. Menciono lo de voces graves porque, no sé si en todos los coros, pero por lo menos en los que he participado, el hecho de de que las voces agudas (sopranos y tenores) generalmente canten las melodías, hace que las voces graves nos juntemos en un sentimiento de solidaridad y afecto sincero.

Esta fue la canción que me hizo descubrir a Chenoa:

 

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. colaborador dice:

    Me sorprendió mucho leer esto de ti ! jajaja

    1. Sekas dice:

      ¿Qué cosa?, ¿Chenoa?, ¿música contemporánea?, ¿familia? jaja.

      1. colaborador dice:

        Chenoa jajajaja no creí que te podría gustar… vamos tiene buenas canciones, pero no pensé que era tu tipo, de música jajaja

      2. Sekas dice:

        Es pop… ¡pero su voz me encanta!

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s