16-20

el

Caníbal
No podía soportar su mirada, así que empezó por los ojos.

Rescate
Finalmente, una noche cayó una cuerda, recuperó sus ganas de ser rescatado, se atrevió a sonreír.

Pánico
Y cuando el alcohol empezó a afectar a los demás, él también fingió que perdía el equilibrio y que tenía problemas para hablar. Pero por más que bebía, el extraterrestre no encontraba valor para revelar su identidad.

Maldición
Llegó la edad en que resultaba demasiado viejo para ser un asistente de mago. Se despidió de su mago y se internó en lo más profundo de un bosque. Al día siguiente salió nuevamente convertido en niño. Era la última vez, la maldición había terminado. -Pero tráeme otro-, le dijo el árbol antes de soltarlo.

Mirada
No tuvo que abrir la boca para contarle su historia, y él tampoco pudo evitar las ganas de sacarle una sonrisa.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Marina dice:

    El de la maldición me encantó “tráeme a otro”. No sé por qué, eso me hizo reír.

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s