Microcuentos Tuiteros 75

La meditación le enseñó a relajarse, y finalmente tuvo una burbuja en sus manos de piedra. Pero saltó de emoción.

No era un beso, era como si ella le quisiera arrancar los labios. Bajó la guardia y perdió su nariz, sus labios, los dedos…

Y cuando su jardinera se va, la rosa negra finalmente se entrega a su metamorfosis multicolor.

En medio de la cotidianidad, sus ojos se encontraron. Por un segundo dejaron de ser un par de extraños.

Sonreía al salir de la ducha, hasta que un par de gotas cayeron sobre el espejo. Su reflejo lloraba, y ella lloró con él.

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s