Corhabana 2014 (el viaje)

IMG_0250

La primera vez que tuve la posibilidad de ir a Cuba era un niño, y no pude ir porque estaba estudiando, y claro, a esa edad los estudios son muy importantes. De ahí, jamás me llamó la atención visitarla. En el colegio volví a pensar en Cuba debido a su situación socialista. Nunca fue uno de mis destinos turísticos predilectos. (Mmm, de hecho, fuera de Praga, no he considerado seriamente visitar otros países).

Me informé lo más que pude antes del viaje. Pregunté a mis parientes que ya habían, a conocidos… pero nadie pudo satisfacer mis curiosidad. Nadie tenía una imagen de la Cuba actual, pues habían viajado hace años. Entonces recurrí a la Internet y junté información de páginas y blogs. Debo decir que los blogs fueron de mucha más ayuda. En varias partes recomendaban llevar repelente; lo llevé, pero los mosquitos fueron el menor de los problemas: el principal fue el calor. Todas las páginas webs recomendaban visitar Cuba en la temporada fresca, ‘fría’, y es por una buena razón: en verano, el calor es insoportable. Demasiado, demasiado insoportable. (Aún más para mí, que soy de una ciudad fría donde casi nunca me abrigo).

Como nuestro director había ido previamente a Cuba, nos recomendó hospedarnos en los cuartos que se alquilan allá. No es lo mismo que quedarse con una familia, pues era como hotel: solo íbamos a dormir allá, nunca hubo verdadera convivencia, más que un par de conversaciones. El lugar donde estábamos era medianamente turístico; a un par de cuadras estaba la zona verdaderamente turística, con taxis, bicitaxis, buses de city tour, locales comerciales, bares, restaurantes… Debo confesar que yo tenía otra imagen de la Habana, creada a partir del par de fotos que vi en Internet. Seguramente pertenecían a una zona que no estaba dedicada al turismo.

IMG_0252

Mi percepción es incompleta porque no pude conocer mucho; no teníamos mucho tiempo: de mañana había talleres, y de tarde conciertos y/o presentaciones. Por supuesto que regresaré en otra ocasión, cuando sea la temporada ‘fría’, dispuesto a conocer mejor la Habana, y asistir a las obras de teatro y demás exposiciones de arte. (Cuando fuimos había una exposición de Da Vinci, pero no llegué a asistir). Por la arquitectura bien conservada -en su mayoría-, despertar y caminar por la Habana me daba la impresión de estar detenido en el tiempo. La arquitectura, los coches de los años 30, 40, la tranquilidad de la gente… todo el ambiente contribuía a crear una sensación de estar en un tiempo pasado.

 

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s