Paciencia o el arte de esperar

Jack Lee en Flickr
Jack Lee en Flickr

Una vez esperé tres horas para aplicar a una operación gratuita, y cuando me llegó el turno, descubrí que no era apto.

Esa fue la ocasión en que he esperado más tiempo. Hasta ahora, ninguna otra situación/persona me ha hecho superar mi récord de espera. Es más, solo a ciertas personas podría esperar una hora, y eso solo gracias a que siempre se puede contar con que habrá tráfico, o accidentes en la ciudad.

¿Cómo logré aguantar tres horas sn hacer nada? No estoy seguro si llevé o no algún libro ese día. (Sí, era de día cuando empecé a esperar, y salí a tiempo para almorzar). Tampoco soy de los que inician conversaciones con extraños, pero sé cómo diferencias a las personas que realmente quieren conversar, y a las que solo buscan una audiencia para sus monólogos. Mi motivación para aguantar la tenía clara: aplicar a la operación gratuita. ¿Qué me iba a operar? La vista, pues como amante de los deportes que soy, siento que los lentes ya me han estorbado lo suficiente. Más de una década es suficiente.

(Olvidé mencionar que sí he esperado más tiempo: para estar en la primera fila de un concierto).

En fin, en otras ocasiones me ha tocado esperar entre 30 y 60 minutos. Afortunadamente, ahora tengo un iPod para escuchar música, o jugar, o estudiar música, mi Kindle con cientos de libros de poesía y narrativa, y un libro en papel, en caso de emergencia. (En estos días estoy leyendo un librote de Greguerías, de Ramón Gómez de la Serna).

Aun cuando no tengo que leer, puedo abstraerme del lugar y usar mi imaginación, o, si estoy acompañado, simplemente dormirme. Mi capacidad de abstracción me permite pasar el tiempo sin preocuparme mucho. Después de todo, yo sé que siempre hay contratiempos, así que los espero de antemano. Y si llego tarde, pues obvio que llego a esperar. Pero menciono mi capacidad de abstracción porque también la uso para escribir mis microcuentos. Después de todo, el 90% de mis microcuentos los escribo sentado sobre mi cama.

¿Sé esperar o simplemente soy paciente? Menciono la paciencia porque es una palabra que me han dicho en algunas ocasiones en estas semanas de trabajo, y creo que está mal utilizada. Más es la decepción que la paciencia: si uno espera lo peor, todo resultado diferente al esperado resulta reconfortante.

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s