Microcuentos Tuiteros 87

Ambos llegaron tarde el amor: sus sentimientos no se encontraron, estaban perdidos.

Cada vez que la veía sonreír le parecía menos extraña, y empezó a pasar más junto a ella, para extrañarla menos.

No estaba armado, ni siquiera era violento, pero temblaba terriblemente, y siempre su amor quedaba a medio camino.

Nuevamente, nada salió de la guitarra, y el guitarrista continuó tocando de memoria. La sordera había vuelto a atacar.

Oyó al tren aproximarse, se imaginó corriendo junto a él, saltando, recorriendo el mundo… y su examen seguía sin terminar.

Jelene Morris en Flickr
Jelene Morris en Flickr

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s