Microcuentos Tuiteros 89

Tamahaji en Flickr

No era cuestión de afinación: estaba triste, y se lo contagiaba a la guitarra.

Arrebato: Finalmente el viento pudo contra la voluntad de la hoja, y la llevó consigo.

Una hoja reseca parecía que ya no tenía vida, hasta que el viento la hizo polvo en una última danza.

Las parades no dejaron de derretirse cuando lo llevaron al hospital. Desapareció del mundo con una gran ilusión.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s