Microcuentos Tuiteros 92

Parecía que había caído, o acostado a descansar, pero desfallecía, y solo él escuchó los últimos latidos de su corazón.

Cruce de miradas en el metro: Ella sonreía, él sonreía… pero ambos habían cogido la mano de un extraño.

Ian Muttoo en Flickr

La tregua terminó inesperadamente, y el ratón jamás probó su última cena.

La piña colada acabó con el equilibrio del frutero, y en el suelo no hubo una ensalada sino un basurero de frutas.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s