Microcuentos Tuiteros 96

Él sabía que existía el bien y el mal, pero no le importaba. Mataba malas y buenas personas por igual.

Al otro lado no le esperaba la vida, solo quería llegar a la orilla, recordar la felicidad, morir feliz.

Durante el interrogatorio, el criminal no mostró cordura. Mucho menos remordimiento.

Y sin cesta, apenas con una tela pequeña, el bebé fue abandonado a su muerte.

Laura en Flickr
Laura en Flickr

 

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Ay sebas! a los años que te leo..como siempre me dejas sin palabras… (…)

    1. Sekas dice:

      Gracias por pasarte por acá. Mmm, pero si no tenías palabras, ¿cómo hiciste para comentar? 😀

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s