El Hexágono (La hija de K)

Gwen en Flickr
Gwen en Flickr

“El Hexágono sólo tenía cuatro afortunados la noche en que volví a pecar; cuatro caballeros hundidos en sus sillones, fumando y bebiendo como si no hubiera mañana. En el resto de mesas, desperdigadas por el bar, las chicas entretenían al resto de hombres más vacíos de cartera, aunque no de moral.

Dudé entre qué emplazamiento elegir. Las luces del escenario parpadearon y me sentí atraído por la posible actuación. Escuchar música sería maravilloso si con ello conseguía apagar las malditas voces de mi cabeza. Me senté en la mesa enfrente a la barra: el sillón más caro y cotizado. Ante todo quería no pensar. Una de las chicas se me acercó”.

Este fragmento pertenece a un blog amigo, La hija de K. Pueden leer el cuento completo en este enlace

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s