Algunos recuerdos estudiantiles

Comparto algunos momentos excepcionales que pasé hace varios años, en el colegio y universidad.

Colegio
Antes de ingresar al bachillerato, con mis amigos solíamos grabar un montón de radioteatros para las clases de Literatura. El más controversial fue uno que supuestamente promovía el uso de las drogas, y además había sido creado bajo la influencia de las mismas. Nada más lejos de la realidad. Las drogas permitidas las probamos en los últimos años del bachillerato. Aunque ahora, en esas reuniones con los viejos amigos, parece ser que uno que otro sí las probó antes de bachillerato. Siempre hay algo por conocer de los viejos amigos.

No sé qué será de esas cintas. En esa época también hicimos videos de La Ilíada y La Odisea, inspirados en el sentimiento bélico más que nada. Para que tengan una idea de lugar donde ocurrió la “desadaptación” cinematográfica: un parque lleno de árboles gigantes, unas piedras que no tenían nada de los mármoles griegos, jóvenes luchando con espadas de madera recién pintadas, vestidos apenas con sábanas. Ni la imagen ni el audio eran de los mejores pero aprobamos.

Con mi mejor amigo solíamos crear historias cómicas sobre nuestros compañeros. Él incluso hizo algunas viñetas al respecto. En la biblioteca solíamos coger un libro cualquiera e inventábamos una historia a partir de las ilustraciones. Obviamente en contra de nuestros compañeros. Los molestábamos bastante pero para pelearnos de verdad, con golpes y groserías, siempre buscábamos a los más grandes. Eran solo palabras, con todo, varias veces terminaron llorando y enviándonos donde la psicóloga, donde el rector… En fin. Yo me convertí en profesor y mi amigo es psicólogo. 😀

Cierta vez gané un concurso de ortografía en el colegio, cuyas reglas fueron sospechosamente modificadas en mi favor. Ese profesor de verdad me apreciaba. Yo ya había sido eliminado dos veces y aún así volví una vez más. Para ganar… no un libro sino un par de esferos de gel de colores. Espero que ahora den mejores premios. Deberían hacerlo, con los precios de la pensión de ahora…

Universidad
Mi profesora de Periodismo siempre me ponía bajas notas en mis noticias, pese a mi investigación y criterio. Un día ya me cansé de tanto fracaso y me inventé la noticia. Me fue excelente. (Por eso digo que un escritor que escribe noticias hace trampa. Obvio que es más fácil).

Otra profesora, de Análisis y Redacción de textos, tenía una buena idea de mí, pero mis notas desmentían su creencia. Su fe estaba a punto de desaparecer antes del examen final, cuando pidió textos creativos. Le llevé un cuento mío y exclamó: Usted tiene la vena de escritor. 😀

 

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s