Microcuentos Tuiteros 101

No hacía tanto frío y aun así sus manos empezaron a dolerle. La lágrima no apareció hasta atrapar el aire entre sus dedos.

Cuando la bandera fue escupida de vuelta, supo que aún le faltaba para conquistar la montaña.

Cuando descubrió una huella dejó de seguirla: los dioses no dejan rastro.

No era un fantasma sino un personaje huyendo de su final.

Colaboración de Fotografía Rocío Ph.
Colaboración de Fotografía Rocío Ph.
Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s