Estimada Frau Milena:

(fragmento de una carta de Franz Kafka) Le escribí unas líneas desde Praga y luego desde Merano. No ha habido respuesta. Por supuesto, esas líneas no exigían contestación inmediata y si su silencio no es más que señal de una relativa bienaventuranza —lo cual con frecuencia se traduce en una cierta resistencia a escribir— me doy por satisfecho….

15 de junio de 1904

Carta de James Joyce a Nora Barnacle: Debo estar ciego. Durante largo rato estuve mirando una cabeza de cabello castaño rojizo y después decidí que no era la suya. Volví acasa muy abatido. Me gustaría concertar una cita, pero quizás no sea conveniente para usted.