33. Nara Dreamland, en Nara, Japón

El parque de diversiones no fue solamente su refugio durante la guerra. Ahí sin querer se encontró con el enemigo, se conocieron, hicieron las paces y el amor.

31. En Asunción, Paraguay

Elevó los ojos al cielo, creyó que el árbol de la vida le guiñaba un ojo, y él también se elevó.

29. Molino de agua abandonado en Francia

No era el mismo molino, y aún así recordó, de golpe, súbitamente. Tuvo que escapar, no quería morir. El fuego le recordó su humanidad: no quiso morir, así que huyó. Llevó su vida a otra parte, sonrió.

28. Isla North Brother cerca de New York

Cada día el edificio le parecía menos alto. Comparado con otros, de tres, o más pisos, le parecía pequeño, inofensivo. Una vez en la terraza, continuaba convencido de la pequeñez del edificio. Saltó con fe, no había nada que temer.

27. Teatro Lawndale en Chicago

En la noche, la luna volvía a iluminar el escenario, las estrellas permanecían en lo alto, inalcanzables y gloriosas.